jueves, 27 de abril de 2017

Fundamentalismo (17) Crímenes de honor, fundamentalismo de familia

"Preparé mi pistola y me llevé a mi hija. En ese momento mi sobrino abrió la puerta y la sacó del coche con tanta fuerza que hasta le rompió la pierna y entonces empezamos a dispararle (...) Cuando la esposa o la hija de uno comete un error de naturaleza sexual, todo el mundo chismorrea: mira, ese es el marido o el padre de esa puta”.

"Me desgarraron los muslos y el vientre. Todo mi ser y todos mis miembros estaban ensangrentados; eran varios sobre mí. (...)  Uno de ellos, un monstruo, me lanzó sobre su hombro como un animal de matadero y me arrastró hasta el cementerio cercano para violarme, amenazando con degollarme con un pedazo de chatarra."

Crímenes de honor 

Una joven tapada apura el paso. Busca a Masarrat Misbah, creadora de la fundación 'Vuelve a Sonreír' en Pakistán. Cuando se quita el velo, la chica solo tiene un ojo, apenas entreabierto. Tampoco tiene nariz y la boca le sobresale. Está completamente quemada. 

Han pasado 40 años desde la Declaración de los derechos humanos y 23 años de la Declaración que tiene por objetivo eliminar la violencia contra la mujer y, sin embargo, en muchos países, amparándose en la tradición, éstas son blanco constante de abusos y persecuciones que en muchos casos, incluso, acaban con su vida. 

Enfrentarse a un matrimonio forzado, huir de un marido violento, querer el divorcio, elegir una pareja libremente, hablar con otros hombres, cualquier aspecto relacionado con la sexualidad y el comportamiento contrario a las normas culturales puede desembocar en un crimen de honor. Así de simple. Así de cruel. Una práctica macabra que deja como saldo unas 20.000 mujeres asesinadas cada año a manos de sus familiares en todo el mundo. 

La realidad es que por no cumplir con las reglas estipuladas las mujeres son tiroteadas, apuñaladas, degolladas, lapidadas, envenenadas, decapitadas, electrocutadas, quemadas o enterradas vivas como castigo a su comportamiento, entendido como inmoral, indecente o pervertido. Asesinatos premeditados cometidos por sus padres, esposos, hermanos, tíos o incluso miembros femeninos de la familia. Familiares que reciben el trato de ‘héroes’ por parte de la comunidad al considerar que han conseguido limpiar el honor de la familia.

¿En que países se llevan acabo?

Estos aberrantes crímenes no están legalmente aceptados, aunque demasiados países, tantos como Afganistán, Albania, Arabia Saudí, Barhein, Bangladesh, Bosnia, Camboya, Egipto, Emiratos Árabes, Georgia, India, Indonesia, Irak, Irán, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Marruecos, Nepal, Nigeria, Omán, Uzbekistán, Palestina, Qatar, Somalia, Sudán, Siria, Turquía o Yemen tienen en sus códigos penales leyes donde se reflejan atenuantes o razones para eximir al asesino del delito cometido, ya que muchas veces éstos se entregan pero apenas reciben castigo. 


El caso de Pakistán es distinto. Hasta hace algunos meses este país también formaba parte de la lista pero allí la ley ha dado un gran paso. Después de que el film ‘A Girl in the river: The Price of Forgiveness’, dirigido por la activista y realizadora pakistaní Sharmeen Obaid-Chinoy, se quedara con el Oscar 2016 al mejor Cortometraje Documental, el Primer Ministro pakistaní, Nawaz Sharif, prometió cambiar la ley para castigar a todos aquellos que comentan los llamados crímenes de honor suprimiendo la cláusula de perdón. La ley pakistaní contemplaba esta cláusula en la que los atacantes podían salir impunes si eran perdonados por la víctima o un familiar. Este vacío legal que daba vía libre a esta clase de crímenes.





Sin duda el documental ejerció una importante labor de concienciación dentro y fuera del país pero una nueva muerte con un fuerte tinte mediático fue el desencadenante final de esta nueva ley. El asesinato de la paquistaní Fazia Azeem más conocida como Qandeel Baloch (una celebridad en internet por sus fotografías y vídeos y por lanzar mensajes sobre su libertad para decidir sobre su vida), a manos de su hermano provocó nuevamente la reacción del gobierno que volvió a pronunciarse sobre la necesidad de un cambio en la ley.

Tres meses después, y con el voto unánime de todos los parlamentarios, finalmente llegó. La nueva ley afecta a uno de los puntos fundamentales para que estos crímenes vivan en la impunidad. La norma establece una pena de 25 años de prisión para el condenado, que no podrá recurrir a la clemencia familiar para evitar la cárcel, una posibilidad que hasta ahora permitía que miles de asesinatos quedasen impunes. No obstante, sigue estando en manos del juez determinar si el asesinato que tiene delante se considera un 'crimen de honor' o no.

¿Qué sucede en Europa? 


"Sentí el plástico de la botella en la cara. (Él), levantó el brazo para asegurarse de que la botella se había vaciado por completo y no quedaba ni una gota. Mi cara estaba ardiendo y al instante comencé a perder la vista..."

Gessica Notaro era modelo, cantante y finalista del certamen Miss Italia en el año 2007. La joven, de 27 años, fue atacada el pasado 10 de enero por su exnovio con ácido y a punto estuvo de perder la vista de su ojo izquierdo. Hace menos de un mes ha aparecido por primera vez públicamente para mostrar cómo le ha quedado el rostro. Un fuerte testimonio, uno que ha logrado salir a la luz y que revela la crudeza de una realidad que también sucede dentro de nuestras fronteras.

La tragedia está saltando ya a Europa, Estados Unidos y Canadá, donde están viendo cómo también en sus territorios se repite esta tradición mortal. Para entender lo alarmante de la situación hablamos de cifras, aunque no las hemos encontrado más actualizadas. En los Países Bajos, murieron 38 mujeres entre 2007 y 2009, en Bélgica hubo 17 casos entre 2004 y 2008 y en Suecia tan sólo dos entre 1996 y 2002.

Igual de preocupantes son las cifras de Reino Unido donde se estiman que 12 mujeres pierden la vida anualmente en asesinatos por honor. En Alemania hubo 72 muertes y 22 tentativas entre 1996 y 2007, aunque en 2009 se constataron 30 muertes. Mientras que en Francia e Italia se elevaron a 12 los casos hasta 2010 y en ese último año una mujer murió en Suiza por esta razón.

Esta clase de crímenes no resisten demasiados análisis pero hay quienes sugieren que las migraciones son consideradas una de las causantes de que esta práctica se de en Europa. Los primeros casos se conocieron en el noroeste de Europa en la década de los 60 y 70 con la llegada de los primeros inmigrantes. Se cree que las familias intentan reforzar sus tradiciones comunitarias para que sus hijos no se alejen del modelo en que ellos fueron criados.

Su relación con el Islam

Durante años, las asociaciones de género y de derechos humanos han reclamado cambios en las leyes para hacer frente a la violencia contra las mujeres, pero la influencia de los sectores religiosos más conservadores, aupados por la interpretación de la ley islámica de destacados líderes, obstaculiza todo avance relevante en la legislación.

Pero lo cierto es que es un error identificar unívocamente la cuestión de los crímenes de honor con el Islam. De hecho, el Consejo de Clérigos Suní Ittehad, uno de los principales en Pakistán, ha tildado de anti-islámicos los crímenes de honor, considerándolos un pecado. En suma, estas agresiones no se circunscriben a una religión en concreto, prueba de ello es que se dan también entre poblaciones cristianas, hindúes y yazidíes.

La periodista Rana Husseini, autora del libro Asesinato en nombre del honor, escribe  asegura en una entrevista que estos crímenes no tienen una raíz religiosa, como suele pensarse en Occidente, sino meramente "cultural", que se basa en códigos de moral y en una serie de comportamientos bendecidos o demonizados dentro de un clan o una tribu, con grados de lo que se entiende por “honorable”.

Ante esta realidad que no deja de cobrarse nuevas víctimas, hoy publicamos dos documentales tan duros como necesarios. Dos films que nos enfrentan cara a cara con el padecimiento de mujeres que son castigadas, incluso muchas asesinadas, por sus propias familias o parejas para ‘proteger o defender’ el honor.

En nombre del honor 

Un castigo. Una penitencia. Un crimen. Darien Arbarak de 23 años fue torturado, asesinado y decapitado por osar saltarse las reglas de casta en el distrito de Rohtka en el estado de Haryana. Su novia de 20 años tampoco fue perdonada. Sus padres escogieron el orgullo por encima de su vida. Primero la lincharon y luego la incineraron. Es el comienzo aterrador del segundo documental que presentamos hoy llamado ‘En nombre del honor’, un film que nos acerca a esta terrible y macabra práctica haciendo un recorrido por tres países (India, Jordania y territorios palestinos), tres sociedades, tres culturas y tres religiones distintas (hindúes, cristianas y musulmanas).

El respeto por los linajes, las castas y el poder masculino en determinadas sociedades son indiscutibles. La desobediencia de estas costumbres está penada con la muerte. Un reflejo de una realidad en la que el honor familiar es más valorado que el amor.



Velo de silencio

Masarrat Misbah es una empresaria que cuenta con más de treinta salones de belleza por todo Pakistán. Un día a la salida de su trabajo una joven tapada le solicitó su ayuda. Estaba completamente quemada. Como ella, cientos de mujeres muy jóvenes, son rociadas por pretendientes, maridos o exparejas con ácido clorhídrico o sulfúrico, unas sustancias muy fáciles de conseguir en Pakistán y otros países asiáticos.

'Velo de silencio' dirigido por Milt Alvarez en 2011 relata la descarnada realidad de cuatro jóvenes que han tenido el coraje de mostrar sus desfigurados rostros y contar sus desgarradoras historias. Chicas a las que un día los hombres les borraron la cara al sentirse humillados por su rechazo. Una práctica terrible que no se conforma con la muerte sino que busca marcarlas, física y emocionalmente, de por vida. 

Ante dicha impunidad jurídica y social, Masarrat cuenta en este documental cómo desde hace años se dedica a ayudar a estas jóvenes a intentar recuperarse tras los ataques. Para ello se rodeó de varios cirujanos plásticos y creó la fundación Vuelve a Sonreír y han conseguido que estas víctimas de la violencia de género recuperen no solo su rostro sino también el respeto y la independencia ante la sociedad y sus propias familias.

La organización ha reparado el rostro a unas cien mujeres mientras que otras al menos cuatrocientas esperan a que su velo de silencio, de dolor y vergüenza caiga con su nueva cara. Además, estas mujeres reciben formación y un empleo en los salones de belleza de Masarrat. Día tras días se repite la historia y son cada vez más las mujeres que se ven sometidas a este tipo de ataques con ácido, al que se puede acceder de forma muy sencilla en el mercado, pero gracias a la labor de la fundación encuentran un nuevo motivo para sonreír.


Final

Los crímenes de honor no tienen nada que ver con el honor. En todo caso, tienen que ver con las creencias que prescriben que las mujeres son multipropiedad masculina, una idea que se debe erradicar por completo y sin atenuantes. Son crímenes a secas, lejos de cualquier tipo de honor y sin ningún tipo de justificación. Una práctica aberrante con estas mujeres las cuales su único delito es su valentía de contravenir las putas tradiciones, el patriarcado y el machismo. Desde este blog hemos querido poner nuestro granito de arena para ayudarles en su lucha. Esperamos que algún día estas prácticas sean sólo un mal recuerdo de un pasado peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario